jueves, enero 21, 2010

Un eterno equinoccio 2





No sé si ha llegado la noche o si mis ojos se niegan a ver mas allá de mis miedos, de este silencio que me sigue como a una sombra y me hace desear más un abrazo que se posa ausente en la piel que se escama y se pone dura como un marfil…

El latido de mi corazón es un eco que pretende escalar por entre las estrellas   y como un aullido de un lobo busca otro ser que el albergue en su pecho… me alimento de la necesidad de mis brazos escasos de un cuerpo al cual anclarse  y de mis manos que se han quedado desérticas, vacías a la espera de un roce inocente  que las haga vibrar

No hay comentarios:

Publicar un comentario